Apple busca invertir en la radio

Tim Cook, consejero delegado de Apple. EFE

Tim Cook ha adoptado en el último año una estrategia más agresiva para alcanzar al servicio de música Spotify. Ahora, la compañía negocia invertir en el grupo de radio estadounidense iHeartMedia.

Al Steve Jobs de la última etapa se le atribuyó el mérito de llevar la música al futuro digital con el lanzamiento del iPod y del iTunes. Ahora su sucesor, Tim Cook, intenta aumentar la influencia de Apple en la música a través de uno de los medios más clásicos: la radio terrestre.

Apple ha superado recientemente a Spotify como primer servicio de música en ‘streaming’ en EEUU

Las negociaciones de Apple para un posible acuerdo con el grupo de radio estadounidense iHeartMedia ponen de manifiesto que el fabricante del iPhone insiste en alimentar la estrecha relación con la industria musical que impulsó Jobs. Ejecutivos del sector aseguran que tras la tardía incursión de Apple en la música en streaming, que no se produjo hasta 2015, la compañía ha ido ganando confianza y tomando iniciativas para dar un impulso a Apple Music.

El número de suscriptores ha crecido hasta 56 millones frente a los 50 millones de mayo; además, hace poco Apple superó a Spotify convirtiéndose en el primer servicio de música en streaming de EEUU, el mayor mercado de música del mundo por ingresos.

«Apple reaccionó lanzando un producto inferior hace tres años. Apple Music nunca llegó a causar tanto impacto como iTunes», reconoce un alto ejecutivo de una de las tres grandes discográficas. Aunque, en su opinión, Apple ha adoptado una estrategia más agresiva en el último año. «Se lo están tomando más en serio. Nos presentan nuevas iniciativas todo el tiempo, algo ha cambiado».

CAMBIO DE GUARDIA
Al igual que Spotify, Apple Music ofrece acceso ilimitado bajo demanda a una biblioteca con millones de tracks por diez dólares al mes. El servicio de Apple está totalmente integrado con otros de sus servicios y dispositivos, desde Siri a sus altavoces HomePod.

Desde que apostó por el streaming con la compra en 2014 de Beats, el fabricante de auriculares de alta gama, por 3.000 millones de dólares, Apple ha seguido aumentando su oferta a través de adquisiciones. En septiembre del año pasado, compró Shazam, la start up de reconocimiento de música, por 400 millones de dólares. También ha invertido millones de dólares en contratar a los fundadores de Asaii, la plataforma de análisis de música.

Por otra parte, cuando el co fundador de Beats y máximo responsable de Apple Music, Jimmy Lovine, abandonó la empresa en agosto, Oliver Schusser se desplazó de la oficina de Apple en Londres a California. En agosto, Apple Music contrató a Brian Bumbery, un veterano publicista que ha trabajado para estrellas como Madonna, para convertirlo en responsable de publicidad. «Parece que se está produciendo un cambio de guardia», opina un ejecutivo de una discográfica.

Apple no ha renunciado a Beats 1, su emisora de radio digital dirigida por DJs como Zane Lowe, una de las voces más reconocidas e influyentes la BBC. A pesar de que estrellas como Nicki Minaj atraen a grandes audiencias, el servicio de radio todavía no ha despegado como esperaba Apple hace tres años cuando lo lanzó.

Las negociaciones de la empresa para invertir en iHeartMedia, la empresa que se declaró en bancarrota y que domina el negocio de la radio en EEUU, ponen de manifiesto que Apple estudia nueva formas de aumentar la audiencia de Beats 1.

A POR SPOTIFY
Cualquier operación ayudaría a Apple a acortar diferencias con Spotify, que sigue siendo el líder global de música en streaming, un sector que, en opinión de los expertos, sabe mejor cómo captar clientes.

A pesar de que Apple Music ha conseguido 6 millones de usuarios en los últimos seis meses, Spotify sigue creciendo a un ritmo más rápido a nivel global, y ha sumado 12 millones de clientes en este periodo, hasta 87 millones. Los ejecutivos de las discográficas aseguran además que el público de Spotify es más joven y utiliza el servicio con más frecuencia que los usuarios de Apple Music.

La noticia de una posible incursión de un gigante de Silicon Valley en el renqueante negocio de la radio tradicional ha sorprendido a los analistas del sector musical.

En el mundo, cuenta con 56 millones de suscriptores, frente a 87 millones de su competidor

Sin embargo, cualquier operación de iHeartMedia iría acompañada por el intento de Apple de apostar por la promoción de nuevos artistas y la creación de listas de reproducción. Según personas del entorno de las negociaciones, Apple se ha planteado la compra de una participación de la emisora de radio y la firma de un contrato publicitario. Otra opción sería que Apple comprara la plataforma de streaming de iHeartRadio, lo que sería una forma relativamente barata de acceder a sus 120 millones de usuarios registrados.

«Aunque la radio terrestre no es lo que solía ser, todavía hay millones de personas que escuchan la radio», sostiene el ejecutivo de una gran discográfica. «Estos oyentes migrarán de forma inevitable a los servicios online, y podrían inclinarse por Apple», añade. En opinión de Mark Mulligan, analista de Midia Research, cualquier acuerdo podría darle a Apple la experiencia para tener éxito en la radio, un activo de enorme importancia.

A medida que Apple se enfrenta a la madurez del mercado de los smartphones, la música y otros servicios cobran más importancia como futura fuente de ingresos. Cook ha reconocido que para 2020 quiere que los ingresos generados por los servicios online, incluidos Apple Music, App Store y Apple Pay, alcancen los 50.000 millones de dólares, el doble que en 2016.

UN PAPEL CLAVE
Los ingresos de la compañía derivados de estos servicios superaron los 10.000 millones de dólares por primera vez en los resultados del último trimestre. Además de los miles de millones de dólares que Apple genera anualmente en ingresos derivados de los usuarios, la compañía cree que la música es fundamental para mantener la fidelidad de los clientes de sus iPhone y para incentivar la compra de otros dispositivos, coincidiendo con la ralentización del mercado de los smartphones.

Por el momento, Apple ha conseguido aumentar sus ingresos incrementando el precio de sus terminales. Mulligan cree que una forma para Apple de justificar el aumento de los precios sería ofreciendo un servicio gratuito de música asociado a los nuevos modelos de iPhone.

A diferencia de Spotify, que tiene que soportar importantes pérdidas como empresa independiente, Apple tiene la posibilidad de subvencionar su servicio en streaming, muy difícil de rentabilizar debido a los derechos de autor que se pagan a artistas y discográficas, a través de sus dispositivos más rentables. Cook ha hecho alusión a esta estrategia, asegurando que Apple «no está en el negocio de la música por dinero».